Santiago  es una ciudad  vibrante,  con calles,  edificios  y rincones  que rememoran el pasado y que seduce e  ilumina.   A  través   de  su  historia,   esta  capital   ha  coleccionado   una  serie  de  joyas arquitectónicas  que obligan a caminar  lentamente  a través de ella, a fin de descubrir  espléndidos edificios. El recorrido comienza con una corta caminata hasta la estación de Metro más cercana. La primera  parada  será el Centro Cultural Palacio de La Moneda,  frente a la sede del Gobierno y  rodeada  de edificios  construidos  en la década  de 1930. Se camina a través de las calles céntricas pasando por Tribunales  de Justicia, ex Congreso  Nacional, la Antigua Real Aduana (hoy Museo de Arte Precolombino) hasta Plaza de Armas, rodeada  por la Catedral,  Municipalidad  de Santiago, Oficina Central de Correos y Museo Histórico  Nacional. Se camina por la principal calle peatonal de la ciudad, el Paseo Ahumada y se llega a la Bolsa de Valores y al tradicional Club de la Unión.  Se cruza la Avenida  Alameda  Bernardo  O’Higgins  para encontrar  la casa central  de  la  Universidad   de  Chile,  la  Iglesia y Convento de San Francisco, el monumento  arquitectónico más antiguo conservado  en Chile, y el barrio París-Londres construido entre 1922 y 1925, desde aquí comenzaremos nuestro retorno al hotel.