Se parte  desde  Santiago  hacia  el sur hasta  llegar  al valle del Maipo,  donde  se encuentra  la Viña Pérez Cruz, la que fue fundada en los años 90, por doña Mariana Cruz Costa y sus hijos, en memoria de su esposo y padre, Pablo Pérez Zañartu. Su bodega de madera nativa, con dos naves centrales en forma de barricas,  arcos exteriores  que evocan el paso del viento en los árboles,  y bases de pirca como las originales  construcciones  de los Incas de la zona. Utiliza  proceso  gravitacional  y con un diseño  sustentable,  con  capacidad  para  3 millones  de litros, su sala  de guarda  subterránea  con temperatura  y  humedad  naturalmente   controlada  puede albergar hasta 5.000  barricas. La construcción es moderna y  con los más altos estándares  de diseño y calidad, que se ven reflejados en todos sus rincones, desde aquí comenzaremos nuestro retorno al hotel.